Hablemos de Coaching y de nuevas hornadas de líderes Entrevista publicada el 06/08/2009 de Diario Gestión de Perú.

agosto 13, 2009 4:24 pm Publicado por 4 Comentarios

Paul Anwandter, uno de los mayores expertos en coaching, está en Lima para intervenir en el Congreso Internacional de Coaching, que este fin de semana se realizará por primera vez en el Perú.

¿Por qué si en esta época se habla tanto de coaching y de otras herramientas para mejorar la productividad personal, existen tan profundas crisis de liderazgo?

Una cosa es que se hable, y la otra es cuánto de ese hablar se traduce en acciones. Líderes hay, lo que ocurre es que no son funcionales para cubrir las expectativas que se cifran en ellos.

¿Cómo es posible que en un mundo tan cambiante, en el que no se sabe con certeza qué puede ocurrir mañana, un líder pueda señalar metas?

Es imposible que el ser humano no tenga metas; incluso, no tener metas ya genera una especie de meta. Nadie sabe cómo será el futuro, pero sí se pueden hacer proyecciones bastante claras.

A un líder que quiere ser de avanzada, no le resultará complejo proyectar cosas que sus liderados no están viendo.

Pero la velocidad con que se producen los cambios podrían inducir al líder a cometer errores…

El líder no es infalible. Los errores son inherentes a nuestra forma humana. Hay que dejar en claro que el liderazgo contemporáneo se asienta en el trabajo de equipo, que aminorará las eventuales falencias

individuales.

¿Por qué gente sin formación humanística, como los pequeños empresarios o los emergentes, llegan a tener éxito?

Hay algo de intuición que implica tener ángulos mentales válidos para ciertos contextos. Por ejemplo, los chicos de Google tuvieron un ángulo mental que hoy muchos quieren imitar, pero el contexto ya no es válido.Esto no tiene que ver con conocimientos y habilidades duras o blandas, sino con el ángulo mental. Otro ejemplo es el de Horst Paulmann, propietario de la empresa chilena Cencosud, que en el Perú se asoció a los Wong. No es universitario, académico, tiene escolaridad mínima; sin embargo, es multimillonario. Hizo ciertas cosas que ya no son factibles hacerlas ahora.

¿Existe un ángulo adecuado para enfrentar los momentos de turbulencia actuales?

Sí. Felizmente tenemos – espero que no me decepcione – a un tipo como Obama, que concita el aprecio de diferentes culturas. Si él desarrolla ese modelo de liderazgo inclusivo, en el que están consideradas las minorías, con apertura y tolerancia, y un irrestricto respeto por valores importantes, como el derecho a libertad y a la vida, creo que sí. Apuesto que a través de él habrá un cambio.

¿Cuál debe ser el primer elemento que debe tener en cuenta una persona para cambiar?

El primero es querer cambiar. Si no hay voluntad, es muy difícil cambiar.

¿Qué cree que debería atenderse con prioridad en la formación de directivos?

El poder de escucha, la capacidad de aunar ideas de equipos y de empoderar a los equipos para que trabajen de forma mancomunada. Se debe convertir en un facilitador, y dejar de ser un establecedor de directrices. El nuevo directivo debe escuchar lo que le dicen los otros y, en ese efecto sinérgico, recibirá su valor de directivo.

¿Cuál es la importancia del coaching en esta dirección de empresas?

La diferenciación que hace el coaching es entregar una forma de pensar, de considerar al prójimo, de tener una mirada sistémica, sostenedora, en la cual están conjugadas muchas variables. Los objetivos de la empresa y las personas van de la mano. Me cuesta entender que una empresa solo se analice bajo el punto de vista de rentabilidad de un balance. La felicidad debería ir junto a los balances. De hecho, los bancos más importantes del mundo tienen planes de recursos humanos y de satisfacción de sus trabajadores que miden ese índice.

El buscador Google arroja 142 millones de entradas para la palabra coaching. Ante tal abundancia de información, ¿cómo distinguir lo bueno de lo malo del coaching?

El mercado tiene su propia evaluación, cada persona tiene un análisis distinto de lo que es bueno o es malo. Hay un enjuiciamiento de lo que es bueno de acuerdo a lo que estás buscando en coaching.

¿Se podría esperar del coach soluciones a los problemas que se afrontan?

No es la idea. Se supone que el modelo está orientado a buscar que el propio ejecutivo dé las respuestas a lo que está buscando.

¿Qué nos falta por descubrir del coaching?

El cómo hacer para que la velocidad de la penetración de esta herramienta sea mayor a la que ahora tenemos. Los beneficios de nuestra sociedad serían más grandes si lográramos mayor impacto. Hay mucho que se puede hacer en salud, educación, prevención de riesgos, no solo en las áreas de negocios, sino en muchas áreas de la sociedad. Estamos en una linda época, como cuando empezaron a existir psicólogos y psiquiatras. Creo que es el inicio y recién nos estamos percatando de todo lo que se puede hacer con coaching.

Visítela en http://www.paul-anwandter.cl/diario_gestion_peru_entrevista_anwandter.pdf

Etiquetas: ,

Categorizado en: Sin categoría

Esta entrada fue escrita porCarolina De Ponti

4 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Paul Anwandter

Facebook Tw Pinterest Linkedin