CuentoEstructura del Pensamiento

Muchas historias en una

By 12 abril, 2019 agosto 6th, 2019 No Comments

Paper Sketches 13 233fc2977d7142ef965c0f0ee640a26a

Ella siempre había sido una persona exitosa y eso nadie se lo podía reprochar, pues su historia y
sus logros la avalaban.

Su familia contaba con miembros de gran notoriedad, lo que para ella había sido un mandato
más que una carga.

Claro que las familias no son perfectas y la de ella tampoco, por lo que se veía empujada a llegar
aún más cerca de la perfección.

Desde muy pequeña se destacó en todo. Ya en el jardín infantil las tías vaticinaban: “ella tendrá
un gran futuro”.

Después en el Kinder se distinguió por ser la más inteligente, sociable y ordenada. Era el modelo
que todos tenían en mente y que tanto habían anhelado encontrar. ¡Al fin aparecía personificado
en una sola persona!

Cada año recibía en el colegio la distinción a la mejor alumna y en innumerables ocasiones fue
elegida la mejor compañera.

Es cierto que no era la mejor de las mejores en Gimnasia, sin embargo, igual formaba parte del
grupo de las que sobresalían en los deportes.

Durante su etapa escolar tuvo algunos pololos (enamorados), que, por supuesto, nunca habían
estado a su altura, y no les dio mayor importancia.

Terminó el colegio con el premio al mejor promedio de notas de su promoción y, a pesar de eso,
quiso postular a Ingeniería Comercial (en otros países se llama Economía con mención en Admi-
nistración de Empresas).

Le preguntaron, “¿pero por qué no quieres estudiar carreras más “nobles” como Medicina, Arqui-
tectura o Derecho?”; y ella simplemente dijo:

– Me gustan los negocios y me imagino con mucho dinero.

La respuesta, viniendo de ella, era sorprendente. Siempre había tenido ideas claras y muchos de
quienes la conocían pensaban que ella sería de esas niñas perfectas que deciden dedicarse a la
medicina en organizaciones del tipo “Médicos sin Fronteras” o salvar vidas en la “Cruz Roja” in-
ternacional, ya que durante tanto tiempo había sido una líder indiscutida.

Eso de “tener mucho dinero” resultó extraño, aunque no llamó demasiado la atención, ya que
ella era una mujer de gran personalidad.

Logró entrar a Ingeniería Comercial en la mejor universidad de su país, con uno de los puntajes
más altos en la prueba de admisión.

Nada nuevo para ella, solo un mundo más amplio y rudo, que por primera vez le exigía esforzar-
se para salir adelante.

Algunos ramos le cuestan algo más que otros y ya no es tan exitosa como lo era en la escuela,
pero continúa siendo de las mejores.

En su parte afectiva, tiene más relaciones con algunos chicos, aunque no le parece que sean las
personas adecuadas para continuar algo serio.

Al terminar la Universidad, entra rápidamente a trabajar en una empresa que la acoge, y decide
hacer carrera ahí mismo. Por supuesto, le va excelente.

De repente –pues era muy inteligente– descubre que no va a encontrar a nadie perfecto para
ella. Entonces decide casarse con un hombre a quien consideraba su mejor opción en aquel en-
tonces y con quien compartía numerosos valores.

Sigue avanzando en la vida y en el trabajo, promoción tras promoción.
Con su pareja deciden tener hijos y pronto llega el primero.

Ella se percata de que el carácter de su marido es muy bueno, pero algo tranquilo y pasivo com-
parado con el suyo.

Pasa el tiempo, y en algún momento su esposo se ve sin trabajo, pero ella cree que él pronto sal-
drá adelante.

La realidad es que a su marido le cuesta mucho recuperarse y, como alternativa, acordaron que
sería mejor que él se quedara en casa y ella llevara la carga de trabajo más fuerte, además esta-
mos en una nueva sociedad, más moderna, donde los roles se intercambian y ya no todo funcio-
na como antes.

Ella es nuevamente promovida en el trabajo. Entonces se percata de que está en la cima de su
carrera y empieza a mirar su vida desde otra perspectiva.

Ella es implacable consigo misma, pues siempre se orientó a la excelencia y al éxito. Es implaca-
ble con sus colaboradores, con la orientación al logro, y con los resultados.

Un día llega a su casa, ve a su esposo haciendo lo que hacía, limpiándola, sacando la ropa su-
cia, lavando los platos, y se descubrió sola.

A partir de esto, comenzó a reflexionar, y fue ese el instante cuando se dio cuenta de que todo
estaba solo en ella y que jamás se había percatado de que necesitaba ser desafiada permanente-
mente como persona y como mujer.

Por supuesto, él era buena gente, y claro, en algún momento tendría empleo, pero seguiría sien-
do él, y no quien ella quería que fuera.

Pensó que siempre es tiempo de hacer cambios y empezó a medir qué sería lo más ecológico
para ella, si aceptar lo que vivía o sentirse libre y hacer todo lo que deseaba. ¿Por qué no?

Lo que haría, por supuesto, encajaría con su forma de ser y pensar, pero ya no estaría sola. Al-
guien estaría desafiándola, pues de otra manera, la vida ya no tendría sentido.

Las oportunidades no eran muchas, pero estaba segura de que sabría dónde y cuándo aprove-
charlas.

EnglishPortugueseSpanish